, Schuss

El flujo vaginal normal existe para mantener saludables los tejidos vaginales, proporcionar lubricación y proteger la vagina de infecciones e irritaciones.

Si aumenta el flujo vaginal, puede deberse a cambios normales en el ciclo menstrual. (4)

El embarazo y el uso de píldoras anticonceptivas también pueden afectar la cantidad y el aspecto del flujo.

El flujo vaginal anormal que tiene un olor inusual, se ve diferente al flujo normal o se acompaña de picazón, irritación, ardor o dolor puede indicar que tiene inflamación, infección o una enfermedad de transmisión sexual (ETS), como las siguientes : (1)

En las mujeres mayores, las que están postradas en cama o tienen incontinencia, la orina o las heces pueden irritar el área alrededor de los genitales y el ano, causando flujo vaginal. (3)

Algunas prácticas de higiene pueden hacer que el flujo vaginal sea anormal, como las duchas vaginales, el uso de jabones o aerosoles perfumados, u olvidarse de cambiar un tampón.

En casos raros, las mujeres pueden tener aberturas anormales entre el intestino y el tracto genital, lo que resulta en una secreción anormal de la vagina. (3)