¿Para qué sirven los criterios ESG en una empresa?

El concepto del análisis ESG ha evolucionado a lo largo de los años y se ha convertido en parte integrante del análisis de crédito fundamental. El equipo de Crédito corporativo cree que una aplicación estricta del análisis ESG puede mejorar las rentabilidades ajustadas al riesgo. Una lógica de inversión lógica, la demanda creciente de los clientes y la protección eficiente de capital ponen de relieve la importancia y la idoneidad del análisis ESG.

criterios ESG

ESG, siglas en inglés de medio ambiente, social y gobierno corporativo, hace referencia a tres factores principales para evaluar la sostenibilidad de una inversión. Se derivó a partir del concepto de «Triple resultado», también denominado «Personas, planeta y beneficios», surgido en la década de 1990 y que defendía que los negocios faltaron en esos tres elementos y no sólo en los beneficios, ya que son igual de importantes para la sostenibilidad de cualquier empresa. Este concepto evolucionó hasta el enfoque ESG actual, piedra angular de la inversión sostenible y responsable (ISR).

Los criterios ambientales analizan la contribución y el rendimiento de un negocio en cuanto a los desafíos ambientales (ej., residuos, contaminación, emisiones de gases de efecto invernadero, deforestación y cambio climático). Los criterios sociales evalúan cómo trata la empresa a las personas (ej., gestión del capital humano, diversidad e igualdad de oportunidades, condiciones laborales, seguridad y salud, venta inapropiada de productos), mientras que los criterios de gobierno corporativo examinan cómo se gestiona una empresa (ej., remuneración de directivos, prácticas y estrategias fiscales, corrupción y sobornos, y diversidad y estructura del consejo de administración).

Te puede interesar  Guía de los exámenes UNED resueltos

En el centro de los criterios ESG yace la sencilla idea de que las empresas tienen más probabilidades de tener éxito y generar excelentes rentabilidades1 si crean valor para todos sus grupos de interés —empleados/as, clientes, proveedores y la sociedad en general, incluido el medioambiente— y no solo para la empresa. Por consiguiente, el análisis ESG se centra en el servicio que las empresas prestan a la sociedad y en sus efectos en los resultados actuales y futuros. El análisis ESG no sólo trata de lo que la empresa hace actualmente. La consideración de las tendencias futuras tiene una importancia fundamental y debería incluir suficiente el cambio disruptivo que puede tener consecuencias importantes para los beneficios futuros de una empresa o su propia existencia.

Análisis ESG

Analizamos las empresas en profundidad desde las perspectivas ESG, para evaluar su situación con respecto a sus competidores. Nuestra filosofía ESG se basa en la creencia de que la aplicación rigurosa de este análisis puede mejorar las rentabilidades cercanas al riesgo y que la interacción con las empresas es un elemento fundamental para invertir con éxito. Al igual que con otras variables del crédito, la mejora de los perfiles de riesgo ESG debería traducirse en una reducción del coste de capital.

Creemos que las empresas que buscan una importante mejora en materia ESG probablemente descartarán su potencial de mayor rentabilidad, al disminuir el coste de capital y reducirse los diferenciales de crédito. Por el contrario, si una empresa tiene riesgos ESG importantes y no trata activamente de reducir dichos riesgos y mejorar su perfil ESG, es muy probable que los precios de sus bonos se vean afectados. Detectar y cuantificar los riesgos y oportunidades ESG tiene la ventaja de apoyar a la vez beneficios ambientales y sociales.

Te puede interesar  ¿Cómo encontrar una residencia o centro de día para mayores?

Hay muchas maneras de integrar estos factores en las decisiones de inversión. Las principales aplicaciones tienden a ser la inversión ética o basada en valores, los factores ESG integrados y la inversión sostenible o de impacto. En la inversión ética, los gestores utilizan un filtro negativo para generar «rentabilidades éticas o morales» y descartar sectores controvertidos perjudiciales. Aunque el cribado negativo es muy fácil de aplicar y ha sido utilizado tradicionalmente por los primeros en adoptar los principios de sostenibilidad, cada vez más empresas tratan ahora de aplicar estos factores para aprovechar las oportunidades y seleccionar sectores y empresas por sus resultados positivos en materia ESG .

Esto se traduce en una integración más integral de los factores ESG, en mejores condiciones para maximizar las rentabilidades asociadas al riesgo. Los gestores de impacto van un paso más allá al aplicar dichos factores y tratan de provocar un impacto positivo mediante sus inversiones en empresas y gobiernas que generan un impacto positivo neto cuantificable para la sociedad y el medioambiente, junto con rentabilidades positivas.

No hay una única manera de aplicar los factores ESG, por lo que para los clientes es importante entender cómo un gestor de inversión aplica ESG en su proceso de inversión para alcanzar el objetivo de su estrategia.