Los aspectos que has de conocer antes de decidir la financiación de tu empresa

financiación de tu empresa, Schuss Blog

Ni que decir tiene que la crisis económica que trajo consigo la pandemia echó por tierra los proyectos de miles de personas. Dentro de estos últimos no solo encontramos las empresas que se vieron obligadas a echar el cierre por culpa de las restricciones de movilidad, sino también los planes de futuro que múltiples emprendedores tenían en mente. Por suerte, la exitosa campaña de vacunación que ha tenido lugar dentro de nuestras fronteras ha contribuido a aliviar las medidas que se pusieron en marcha con el fin de impedir el avance del COVID-19 entre la población.

De igual manera, el paquete de ayudas proveniente de la Unión Europea ha hecho lo propio con la crítica situación financiera del país. Llegados hasta este punto, hay quienes señalan que es el mejor momento para emprender. Pero ¿cómo se lleva a cabo la financiación de empresas en España? En este artículo, te sacamos de dudas.

Tipos de financiación de empresas

Como no podía ser de otra manera, la financiación de empresas tiene dos únicos orígenes: público y privado. De acuerdo con Gestae, la subvención estatal es la más barata, pues no te ves obligado como emprendedor a devolver el dinero prestado con intereses. Sin embargo, tarda mucho más tiempo en llegar que el crédito privado. Por su parte, este último se divide en dos tipos:

  • Financiación a corto plazo: se ejecuta en menos de un año. Nos referimos a créditos bancarios, préstamos de particulares a empresas o pagarés, entre otras acciones.
  • Financiación a largo plazo: el período de pago se prolonga más de un año. Suelen incluirlo los préstamos hipotecarios, así como los bonos, el arrendamiento financiero y la financiación colectiva, por ejemplo.
Te puede interesar  3 pasos para una vida de independencia financiera

Panorama económico actual

Si bien la perspectiva de crecimiento a corto plazo varía en función de la institución que emite su veredicto, cabe destacar que el principal responsable de la disparidad existente entre los pronósticos es el propio tiempo. Si algo ha puesto de manifiesto la pandemia es que nada se puede predecir. Sin ir más lejos, naciones de nuestro entorno como Países Bajos o Alemania ya han dado pasos atrás en cuanto a restricciones se refiere o, al menos, se plantean hacerlo.

Sea como fuere, lo cierto es que España puede presumir de unos datos de vacunación mejores que los de dichas naciones. Asimismo, a la alta tasa de inoculación hay que sumarle el hecho de que es prácticamente similar en todas las franjas de edad que se manejan. Por el contrario, sectores de la sociedad germana como el de la gente joven poseen la mitad de porcentaje de personas inmunizadas que en el caso español.

Teniendo en cuenta estos registros, el Banco de España, una de las fuentes más respetadas por los economistas, auguran una subida anual de la economía patria del 6,3 %. Además, se atreve a asegurar que el aumento que tendrá lugar en 2022 será prácticamente similar. Por lo tanto, nos atrevemos a decir que cualquier proyecto que nazca o resurja de sus cenizas durante los dos próximos años será fuertemente respaldado.