ropa de cama, Schuss

¿Quién no quiere tener su casa digna de la portada de una revista? Tener una casa impecable y con una decoración de buen gusto, no tiene por qué ser algo difícil de lograr. El truco está en combinar practicidad y estilo. Es posible que los elementos decorativos de tu hogar, tengan al mismo tiempo un uso específico.

En el caso de los dormitorios, siempre ten presente que menos, es más. Para un adecuado descanso, tener la menor cantidad de objetos alrededor, es lo mejor. En tu habitación, resultará sencillo decorar con edredones y ideas ropa de cama. Obtendrás un acabado elegante y minimalista, y verás cómo tu inversión se traduce no solo en espacios hermosos, sino también, en una mejora de tu calidad de descanso.

Combinar ropa de cama

Si realmente vamos a apostar por decorar nuestro hogar con ropa de cama y dormitorio, necesitamos acudir a una tienda especializada, de buen gusto, porque no es tan probable que en una tienda por departamento encontremos lo que estamos buscando. Una tienda de este estilo, muy recomendable, es Azadares. Puedes visitarlos en su página web, https://www.azadares.com/, y realizar compras en su e-store.

Recuerda que estás buscando una combinación de calidad, acabados y diseño para que realmente una prenda se convierta en una pieza decorativa.

Es tal cual como la diferencia entre alta y baja costura. Cuando se trata de diseño de interiores, la pieza tiene que haber sido, en efecto, diseñada y no solo confeccionada.

Te puede interesar  ¿Cuánto gana un vidente?

El material del que están fabricadas las telas para ropa de cama y dormitorio, va a determinar cuál es la época del año en la que cada una debe usarse. Dependiendo de la época del año, puedes elegir entre tres distintos tipos de cobertores para tu cama. Las diferencias de materiales, siendo unos más térmicos que otros, es lo que va a determinar en qué temporada es más recomendable su elección.

Fundas nórdicas

Esta pieza de cama fue diseñada e incorporada al mercado más recientemente que otras prendas más clásicas, como los edredones, por ejemplo. Las de tipo nórdico, como su nombre ya nos indica, son fundas cuyo relleno está hecho de materiales calientes y ligeros, como el plumón.

Edredones

Los edredones se han ganado, sin duda, un lugar especial en nuestros corazones. Son mullidos, suaves, y dan bastante abrigo. Esta pieza de tela acolchada puede rellenarse con distintos materiales (como plumas naturales o sintéticas, lana, etc.). Se coloca de manera que cubra las sábanas de la cama, y sin duda es un bonito adorno para vestir tu dormitorio. Son preferibles en las temporadas más frías, ya que son un excelente aislante térmico.

Colchas

Las colchas son una sobrecama o cubrecama, un acabado final para colocar sobre las sábanas, y por tanto van a juego con estas. Es decir, son una alternativa al edredón. La diferencia con éste, está en el tejido, que es más ligero y más delgado, aunque los materiales puedan ser similares. Los sobrecama se usan sobre todo en épocas del año más calientes, precisamente porque abrigan menos que las fundas, o que los edredones.

Te puede interesar  Como hablar por instagram en pc

Ten en cuenta que, a su vez, estos tres tipos de cobertor para ropa de cama dormitorio-fundas nórdicas, edredones y colchas- tienen sus sub-tipos o distintos estilos. La variedad no debiera suponer un dolor de cabeza, al contrario, es una gran oportunidad para dar con un estilo propio. En https://www.azadares.com/, tienes un directorio muy bien organizado que incluye estos tres tipos de ropa de cama.

¿Qué cuidados podemos darle a nuestra ropa de cama decoración?

Para aumentar la vida util de tus cobertores, es necesario que hagas un adecuado mantenimiento de estos. No hace falta lavarlos tan seguido como las sábanas o fundas de las almohadas, pero cuando llegue el momento, es importante usar un jabón para ropa delicada, y verificar las instrucciones de la etiqueta en cuando a la temperatura del agua.

Asegúrate de extenderlo bien, para que el relleno vuelva a darle su aspecto acolchado, el adecuado secado es importante. Es importante que, antes de guardarlo hasta la siguiente temporada de frío, te asegures de que esté bien seco, que no haya nada de humedad en su interior. Con esto evitarás malos olores, o que los tejidos se dañen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.