Westworld 4: el enfrentamiento entre humanos y androides continúa en Sky y NOW

La primera temporada de mundo occidental prometía una gran nueva saga hbo. El espectáculo producido por JJ Abrams, creado por Jonathan Nolan y Lisa Joy sobre la base de la película Mundo futuro nacido de la prolífica mente de Michael Crichton, no sólo había conseguido plantear la cuestión del largometraje colocando en el centro de la narración un concentrado filosófico y de acción en una salsa occidental sobre el libre albedrío y la autodeterminación de un grupo de androides creado para poblar una simulación sádica y sangrienta del viejo oeste para el uso y consumo de los visitantes que pagan, pero de alguna manera revitalizó las esperanzas de aquellos que buscaban entretenimiento de calidad a gran escala. Y el resultado había valido la pena, por decir lo menos, con una segunda temporada que había logrado profundizar en el concepto sin satisfacer totalmente a los fanáticos.

La tercera iteración había volado expandiendo la escalera y sacando la rebelión de las máquinas del parque para tomar el escenario del mundo. Después de todo, habíamos apreciado el experimento y habíamos escrito sobre él en el nuestro. Reseña de Westworld 3. Ahora bien, entre el Serie Sky y NOW de julio de 2022 estamos presenciando el regreso de mundo occidentaldespués de habernos dejado en los albores de una revolución dispuesta a reescribir no solo el futuro de la humanidad, sino también el de los robots.

¿Una serie más simple?

Westworld 4 será más fácil de seguir, palabra de Ed Harris. Y si el propio Hombre de Negro nos lo dice, tal vez deberíamos tener algo de confianza. Pero al fin y al cabo, no es la soltura que necesitaríamos tras una tercera temporada lo que quizás ha puesto demasiada carne al fuego en circunloquios que, combinados con el cambio de escenario, han contribuido a confundir a los espectadores. Lo que nos gustaría de Westworld es una narrativa estimulante y fascinante que logra comprometerse con una escritura más coherente y en este sentido los primeros episodios suponen una buena nivelación del terreno dramatúrgico, con una linealidad a veces demasiado acentuada que sin embargo nos permite respirar hondo antes de sumergirnos en los misterios de una temporada que en este sentido promete no repuesto.

Te puede interesar  Reseña de Obi-Wan Kenobi: No es la serie de Star Wars que esperábamos

han pasado siete años desde los eventos de la tercera temporada y Dolores, lo siento, Christina, prospera con las narrativas que vierte en una empresa de videojuegos como profesión. No es sólo el rostro de Evan Rachel Wood el que resulta familiar en esta trama de urdimbre, sino también una serie de tributos formales y escritos al pasado de la serie y el alias anterior del protagonista. Maeve vive aislada del mundo y Caleb ha formado una familia, a pesar de que los traumas de la revuelta aún lo persiguen. Y para perseguir a este último también está William o, mejor dicho, su anfitrión, a sueldo de Charlotte, que continúa su venganza.

Precisamente este será el motor de la acción que pondrá de nuevo en marcha al androide que no quería nada más que reencontrarse con su hija y el humano al que quiere garantizar un futuro con su familia; una amenaza volvió a la palestra con un nuevo plan que no incluye incógnitas. Mientras tanto, Christina se dirige cada vez más a una torre misteriosa y William inaugura un nuevo parque con sangre en sus manos diseñado por él mismo.

El precio de la libertad

Se mundo occidental 3 había dado el gran salto al embarcarse en una narrativa más puramente de ciencia ficción y distópica, abrazando la ambientación urbana en redondo -salvo las incursiones de Maeve en Italia durante la Segunda Guerra Mundial-, constatamos con agrado que la nueva temporada intenta comprometerse con su naturaleza originalintroduciendo un nuevo parque que debería ampliar el aliento dramatúrgico del espectáculo y, al mismo tiempo, declinar aún más el topos príncipe de mundo occidental junto con los otros elementos de la serie, a saber, el libertad de autodeterminación del individuo, que a lo largo de las estaciones se ha movido cada vez más de androides a humanos, hasta la destrucción de Roboam y la revolución que siguió. En este sentido lo tenemos probado desde los primeros episodios de mundo occidental 4en el que las narrativas de Christina parecen entrelazarse con las de los demás, provocando molestias y desequilibrios que generan un misterio que clama por una respuesta.

Te puede interesar  Westworld 4: el enfrentamiento entre humanos y androides continúa en Sky y NOW

Y es quizás por eso que el nuevo rumbo de la difunta Dolores se presenta al mismo tiempo como el más alienante pero también el más estimulante, precisamente porque contiene en potencia todo lo necesario. para evolucionar las raíces del espectáculo profundamente enraizado en el concepto mismo de construcción narrativa, la misma implantada en los anfitriones del parque, la misma impuesta y prevista por la IA de Serac para hacer realidad su distopía de una humanidad controlada en la base, la misma que recoge cada visitante de el parque y almacenado para buscar la clave de la inmortalidad de la conciencia humana en el cuerpo de una máquina.

Fascinar, además de una escritura intrigante que todavía logra captar la atención a pesar de los momentos fisiológicos de naturaleza sobria, sigue siendo una puesta en escena de indudable profundidad que también tiene que mostrar todas sus cartas todavía, pero que sin duda demuestra ser sólido en el dominio del idioma, demostrando ser capaz de manejar los diversos registros que impone la evolución dictada por las temporadas anteriores, llegando a una mezcla ideal a la que interpretaciones siempre convincentes de un elenco establecido que ve a Ed Harris como su punta de lanza tras la dolorosa despedida de Anthony Hopkins. el tendrá éxito mundo occidental para volver a conquistarnos y volver a brillar como antes? Lo sabremos en las próximas semanas.