Reseña de Stranger Things 4: Una temporada espectacular y gigantesca

El eco provocado por el rugido de Cosas extrañas ha traspasado los límites de su producto original para desembocar en los vastos campos de la popularidad masiva, convirtiendo a la serie moldeada por los hermanos Duffer en una obra imprescindible para todos aquellos que en los últimos años han recurrido a las plataformas de streaming en busca de títulos únicos y diversificados entre a ellos. El proyecto partió del sótano imaginario de Hawkins está previsto que se expanda aún más en los próximos añoscon los Duffers ya anunciando que están en la etapa de diseño para un spin-off de Stranger Thingsa la que seguirá una quinta temporada que pretende cerrar todas las líneas narrativas de la tendencia principal.

Si el futuro de la teleserie parece cuanto menos halagüeño, no lo es menos el presente que marca los mil millones de horas de visionado total en el último mes, con la batalla contra Vecna ​​que se ha convertido en el eslogan de este candente comienzo. de verano. La temporada final de Stranger Things terminó con los dos últimos episodios lanzados entre la serie de televisión de Netflix de julio de 2022 – se caracteriza por una asombrosa representación visualcalibrado en los tonos de una infografía nunca tan detallada como en el último episodio, que fascina y hace espectacular hasta lo inverosímil una guerra entre universos que expande sus fronteras hacia horizontes aún no especificados, asumiendo el riesgo de enroscarse sobre sí misma mientras que las referencias perezosas a los fabulosos 80 comienzan a carecer de verdadera pasión.

Te puede interesar  Westworld 4: el enfrentamiento entre humanos y androides continúa en Sky y NOW

La difícil separación

La infancia del grupo de héroes formado por casualidad, durante la lucha contra un ser de una realidad paralela, ahora se está agotando y destinada a terminar, pero los chicos no podrán aventurarse juntos en la aventura de la adolescencia porque -por el primera vez desde que se conocieron, hay miles de millas entre ellos. La familia Byers ha decidido dejar Hawkins siguiendo los horrores que devastaron la ciudad de Texas, trayendo a la dos veces huérfana Eleven (Millie Bobbie Brown) a California y despidiéndose de un lugar donde rondaba el fallecimiento del Sheriff Hopper.

La chica le ha prometido seguir en contacto con su novio Mike (Finn Wolfhard), pero la relación a distancia choca con la frialdad emocional de unas cartas nunca escuchadas lo suficiente, mientras Once debe al mismo tiempo acostumbrarse a una nueva vida en ausencia de poderes psíquicos., con la incapacidad de encajar en el contexto brillante de la escuela secundaria de Los Ángeles. Sin embargo, la ausencia del único superviviente del proyecto del Dr. Brenner (Matthew Modine) no garantizaba la seguridad de Hawkins, pues una serie de atroces asesinatos abre las puertas para la llegada de un nuevo y muy poderoso oponente, que obligará al grupo de amigos para trabajar juntos a pesar de la distancia para salvar al mundo de una calamidad nunca antes vista.

Un entrelazamiento en constante evolución

La ampliación del horizonte geográfico trae Cosas extrañas para abrazar nuevas dimensiones narrativas, tratando por primera vez de encontrar la medida adecuada en diferentes contextos desconectados entre sí.

Desde este punto de vista, el tratamiento reservado a Eleven no resulta fascinante, incapaz de dar sentido a su existencia una vez que pierde sus poderes que lo hacía único, y los enfrentamientos con sus pares (uno de los cuales cae con razón en el cita desenfrenada de Stranger Things 4) resultan inconclusos dado que a la primera oportunidad útil el guión encuentra la forma de reinsertarla en el mundo de lo paranormal, sin darle nunca la oportunidad de convertirse en una persona real. Mucho mejor es la línea narrativa que une a Will, Dustin y Lucas en el Hellfire Club de Eddie Munson (Joseph Quinn), que resulta ser una de las mejores incorporaciones al elenco que recuerda la serieretomando los temas de unión y hermandad que habían hecho inolvidable la primera temporada, mientras perdían permanentemente a sus «colegas adultos»: Nancy, Jonathan y Steve tuvieron un suspiro en términos de profundidad emocional durante la tercera temporada, pero su evolución personal durante el enfrentamiento con Vecna ​​es irritante cuando no parodia.

Te puede interesar  De Lost a The Walking Dead: adiós a Fox, pionera de la serialidad en Italia

Como ya te contamos en Reseña de la primera parte de Stranger Things 4esta nueva temporada tiene como objetivo explorar los secretos del origen del Upside Down y, aunque la historia no destaca por su originalidad expositiva -producida por una especie de flashback inducido por Eleven-, las piezas se desparraman a lo largo de estas tres temporadas (a excepción de la primera, que fue diseñada para ser autodidacta). contenidos) empiezan a formar un cuadro interesante, ampliado de manera decisiva en comparación con el pequeño mundo que habíamos conocido en 2016, y por ello siempre en equilibrio entre la expansión concreta y la traición de la ambición. Solo la temporada final nos dirá si este mosaico narrativo se revelará en un diseño convincente, pero por el momento la trama soporta bien el peso de la aspiración.

Visualmente fuera de escala

Si el guión se queda sin aliento en algunas situaciones, no puede decirse lo mismo de la puesta en escena, que resulta ser el auténtico buque insignia de una producción que no escatimó en gastos para recrear monstruosidades y efectos alucinantes, aunque se ha perdido por completo la sensación de horror que impregnaba las primeras temporadas de la serie.

La infografía se erige como protagonista absoluta de la temporada, con un episodio final capaz de emocionar tanto es el nivel de la escenografía, respaldado por una banda sonora como de costumbre encaja perfectamenteentre los sintetizadores queridos por el maestro Carpintero y las canciones originales de la época contadas, entre las que destacan Subiendo esa colina de Kate Bush y un tema de Metallica replanteado de una forma tan potente que traspasa la pantalla. Gran ausente es el alma ochentera que había enamorado a los espectadores de una serie decididamente citacionista, porque -más allá de las suaves referencias cinematográficas, con el habitual guiño a Stephen King y las sagas de terror más populares del momento- echando de menos a ese ser vibrante y nostálgico que hizo inimitable la primera temporadaperdido en la ambición de aumentar dramáticamente una urdimbre más allá de los límites punteados, contentándose con reciclar situaciones y temas ya abundantemente explorados en los episodios anteriores, declinándolos con un enfoque simplista en otra área geográfica.

Te puede interesar  Juega las Tragaperras Online