, Schuss

Algunos pasos comunes en la administración de un enema incluyen:

  • Beba uno o dos vasos de agua antes del enema, ya que puede causar que se deshidrate.
  • Acuéstese boca abajo con las rodillas dobladas debajo de usted.
  • Lubrique el tubo del enema e insértelo suavemente en el recto.
  • Si está usando un enema desechable, exprima suavemente el contenido en su recto. Si está usando una bolsa de enema con una solución casera, sostenga la bolsa y permita que la gravedad libere el contenido.
  • Una vez que la bolsa esté vacía, retire el tubo de su recto.
  • Espere en esa posición hasta que sienta la necesidad de defecar. Deberías sentir un fuerte impulso dentro de 2 a 10 minutos. Intente mantener el enema durante al menos 5 minutos para lograr el máximo beneficio.

Preocupaciones de salud con respecto a los enemas

Debido a que los enemas pueden causar deshidratación, el uso excesivo de enemas puede crear problemas de salud graves. El uso regular de enemas para el estreñimiento puede provocar un desequilibrio de electrolitos en el cuerpo llamado hiponatremia, en el que la sangre se diluye y su contenido de sal se vuelve más bajo de lo normal. La hiponatremia puede causar espasmos musculares e inflamación del cerebro que conduce al deterioro mental. Esta es una preocupación particular cuando se usan enemas con agua del grifo.

En el otro extremo, el uso excesivo de enemas de fosfato para el estreñimiento puede conducir a una condición llamada hiperfosfatemia, en la cual los niveles de sales de fosfato en la sangre se elevan.

Te puede interesar  4 remedios naturales para las náuseas

Asegúrese de consultar con su médico antes de usar un enema y primero agote todas las demás posibilidades.

Obtenga más información en el Centro de salud digestiva Everyday Health.