Reseñas

Como conservar más limpia el agua en tu cisterna

Con el paso de los años el cuidado del agua se convirtió en una tarea importante para todos, ya que su uso y conservación es vital para nosotros y de nuestros seres queridos.

El lavado de cisternas contribuirá con esta actividad, además de mejorar la calidad del agua que usas y consumes a diario, la razón es porque con el pasar de los días va acumulando la suciedad en las paredes y el piso de los depósitos de agua, generando bacterias, tierra, moho o algas que ponen en riesgo tú salud y la de tú familia.

Entonces lo más recomendable para que tengas agua limpia, realizando la limpieza de cisternas y tinacos por lo menos cada seis meses en cisternas y cada año en tinacos, pero no te preocupes, aquí te decimos como realizarlo paso a paso.

Guía para el lavado de cisternas

Te recomendamos utilizar:

Guantes de hule, tapabocas

  • Escoba
  • Jergas que estén nuevas
  • Cubeta o balde
  • Cloro
  • Escaleras

Proceso de limpieza de cisternas:

  1. Comienza cerrando la llave de paso o válvula que alimenta la cisterna

(esto lo recomendamos hacer unos días antes, para que se vacíe la cisterna y se aproveche el agua)

  1. Una vez que tenga poca agua, con ayuda de tu escalera baja a la cisterna, colócate los guantes y comienza a lavar las paredes y el piso con la escoba, puedes utilizar el agua que haya.
  2. Enjuaga con agua limpia, una vez hayas terminado y utiliza las jergas para absorber el agua sucia y exprímela en la cubeta, para sacar toda la tierra y residuos que tenga. (repite este paso hasta que no quede rastro alguno de suciedad)
  3. Cuando la cisterna ya esté totalmente limpia, es hora de desinfectarla, para ello vas a utilizar la cubeta colocando 15 mililitros de cloro por cada diez litros de agua, cuando tengas tu solución utiliza tú tapabocas, y con ayuda de una jerga la vas a sumergir hasta que quede empapada impregnando toda tu cisterna, dejando como mínimo 10 minutos de reposo.
Te puede interesar  ¿Por qué contratar servicios profesionales?

(listo después de ese tiempo, tu cisterna estará lista para usarse y llenarse nuevamente)

Beneficios del lavado cisternas y tinacos.

  • Prevención de enfermedades intestinales y de la piel.
  • Adiós a los tapones en tus tuberías, grifos, oh regaderas.
  • Agua sin sabor oh color

¡Ya lo sabes! No dudes más y tomate el tiempo en tú agenda para realizar el mantenimiento del lavado de tú cisterna.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba