Articulos

Densitometría ósea: evaluación crucial para la salud de los huesos

El sistema óseo es fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo, por cuanto, literalmente, lo sostiene. Por tal razón, hay que estar muy pendiente de la salud de los huesos para prevenir cualquier posible afección y afrontarla eficientemente cuando se presente. Una de las evaluaciones médicas más recomendadas para diagnosticar alguna eventual dolencia es la densitometría ósea, la cual ofrece excelentes resultados. 

 

Para conocer en qué condiciones se encuentran los huesos del cuerpo se pueden realizar distintas pruebas diagnósticas, entre las que resalta la densitometría ósea, que es la más popular y efectiva por todas las ventajas y beneficios que ofrece.

La densitometría ósea es una evaluación constituida por imágenes que miden el calcio y otros minerales en los huesos. Se emplea para el diagnóstico de osteopenia, osteoporosis y para predecir el riesgo de posibles fracturas.

Esta técnica es primordial para evaluar la salud ósea y detectar las condiciones mencionadas. Es una prueba bastante utilizada por mujeres de 65 años o más, y para quienes tienen factores de riesgo como peso corporal bajo, antecedentes de familiares con osteoporosis, consumo excesivo de alcohol, inactividad física, tabaquismo, y deficiencia de calcio o vitaminas.

Importancia de evaluar la densidad ósea

La densitometría ósea debe tomarse con mucha responsabilidad para diagnosticar la pérdida ósea, predecir el riesgo de fracturas y evaluar la efectividad del tratamiento para la osteoporosis. 

Es esencial, ya que la osteoporosis es una enfermedad ósea metabólica que aumenta el riesgo de fractura, y la baja densidad ósea representa un factor de alto riesgo importante para su desarrollo. 

La osteoporosis es una enfermedad progresiva que hace que los huesos se vuelvan muy delgados y frágiles. Suele afectar a las personas mayores y es más común en las mujeres de más de 65 años. Las personas con osteoporosis tienen un mayor riesgo de sufrir fracturas (huesos rotos), especialmente en las caderas, la columna vertebral y las muñecas.

Además, la medición de la densidad ósea es necesaria para identificar la necesidad de tratamiento y para monitorizar los avances que se registren, lo cual favorece la prevención de dolencias óseas y sus posibles consecuencias.

Hacerse esta evaluación oportunamente puede marcar la diferencia entre mantener una buena salud ósea y sufrir alguna afección en los huesos que pueda atentar contra el bienestar y tranquilidad de la persona.

Métodos de medición

El procedimiento indicado para realizar una densitometría ósea efectiva es a través de la absorciometría de rayos X de energía dual (DEXA o DXA), que utiliza dosis muy pequeñas de radiación ionizante para medir la disminución del hueso, especialmente en áreas como la columna y las caderas.

Aunque es una técnica bastante exacta, tiene algunas limitaciones, como la imposibilidad de predecir quién experimentará una fractura y la interferencia de ciertas condiciones, como la presencia de fracturas previas o deformidades en la columna que pueden incidir en la precisión de los resultados.

La interpretación de los resultados de la densitometría ósea se fundamenta en los criterios diagnósticos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estratifican el riesgo de fractura a través del T-score.

En resumen, la densitometría ósea es una herramienta fundamental para evaluar la salud ósea, especialmente en la detección y seguimiento de la osteoporosis y el riesgo de fracturas. 

Esta prueba contribuye significativamente a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades óseas, siendo de especial importancia en grupos de alto riesgo, como son las personas mayores de 65 años, quienes naturalmente con el paso de los años van perdiendo fuerza en sus huesos.

Para hacérsela se debe buscar el apoyo un buen centro de diagnóstico, en el que se encarguen de aplicar las correspondientes pruebas y efectuar las adecuadas evaluaciones. 

Por lo general, estas clínicas cuentan con los equipos especializados del caso y el personal cualificado para aplicarlas correctamente. Solo debes elegir la indicada con la ayuda de internet y acordar la cita para que vayas y te hagas la prueba. Es así de fácil y práctico.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba